Tema Autor Título Año Otro  
  • Frosty : Best Image Slider
  • Leaves : Best jQuery Slideshow
  • Rain drops : Best Wordpress Slideshow
  • Autumn leaves : Best Joomla Slideshow
  • Frosty : Best Image Slider
  • Frosty : Best Image Slider
  • Leaves : Best jQuery Slideshow
  • Rain drops : Best Wordpress Slideshow
  • Autumn leaves : Best Joomla Slideshow
  • Frosty : Best Image Slider
[INICIO] [QUIENES SOMOS] [CONTACTO] [NOTICIAS] [PUBLICACIONES] [CONSULTAS]


Usuario:
Password:

  Olvidó la contraseña


   
Documento sin título
Noticias
INNOVACIONES NAVALES EN LA GUERRA DE SECESIÓN DE EE.UU.
“! AL INFIERNO LOS TORPEDOS!, ¡A TODA MÁQUINA!” Análisis sobre las innovaciones navales durante la Guerra de Secesión norteamericana (1861-1865) Autor: Prof. Oscar Alfano Gómez Egresado Magíster en Historia Militar y Pensamiento Estratégico ACAGUE Diplomado en Teoría y Metodología de la Historia USACH 1.-Primeras palabras 2.-Panorama general naval en la guerra de Secesión 3.-Las innovaciones 4.-Ideas finales 1.-PRIMERAS PALABRAS Al revisarse las páginas de la historia militar, es fácil darse cuenta de cómo la tecnología ha influido en la evolución del material bélico y también en las tácticas que se aplican para utilizar ese material nuevo en pos de lograr los objetivos trazados. Obviamente, estos procesos de adecuación de tecnología se vieron aumentados y acelerados con la irrupción en el escenario mundial (aunque primariamente europeo y norteamericano), de la Revolución Industrial, la cual transformó completamente la sociedad, y por ende, la manera de hacer y entender la guerra. Los Estados Unidos de Norteamérica, luego de ganar su independencia, se alzaron como un país en expansión; no sólo por los grandes territorios que aún tenía por explorar (y conquistar) en la propia Norteamérica, sino que también inició tempranamente sus industrias y desarrollo tecnológico, especialmente en los estados del norte del país, en los cuales terminó por concentrarse la industria nacional. Sin embargo, en su seno, esta nación llevaba dos cosmovisiones totalmente distintas: una, de desarrollo y libertad (el norte), y otra, de esclavitud y atraso (el sur). Luego de diversos procesos, estas diferencias estallaron violentamente en 1861, con el inicio de la guerra de Secesión (o Guerra Civil para los estadounidenses), la cual cambiaría completamente la faz del país. El objetivo de este breve texto consiste en explicitar que, pese a no ser destacada o incluso ignorada en los libros tradicionales de Historia, las acciones navales de ambos bandos en la guerra de Secesión (Unión y Confederación), fueron relevantes para el posterior desarrollo de la guerra en los mares, puesto que influyeron de gran forma en las potencias europeas y presentaron nuevos sistemas tecnológicos en los encuentros navales. Para ello, se indicarán primero las características generales de cómo se desarrollaron los encuentros navales en la guerra, para luego explicar las innovaciones tecnológicas con las que ellos contaron. Iniciemos, entones, este breve análisis, con los aspectos más relevantes de lo ocurrido en las aguas y bahías norteamericanas entre aquellos años de guerra. 2.-PANORAMA GENERAL NAVAL EN LA GUERRA DE SECESIÓN En este apartado, no se relatarán las acciones de guerra, sino que se indicarán que aspectos comunes o principales tuvieron las acciones navales en el conflicto armado. En primer lugar, se debe indicar que no hubo una planificación conjunta entre los mandos terrestre y naval; de esta forma, es posible afirmar, siguiendo al historiador británico John Keegan, que la guerra naval fue desligada de las campañas terrestres ; en todo caso, la desconexión no fue del todo completa: la US Navy tenía la tarea de proteger y escoltar los transportes de tropas de la Unión, que se dirigían por mar a los puntos fortificados costeros que las tropas del norte tenían en territorio confederado , por lo cual algún pequeño plan conjunto debió existir entre los mandos terrestres y navales, aunque es difícil hallar una gran acción militar conjunta que terminara con éxito para ambos, fuera de la batalla de la bahía de Mobile (1864) . En segundo lugar, y siempre dentro de las tareas de la marina de la Unión, debía esta mantener el bloqueo de las costas confederadas, con el objetivo de cortar sus redes de comunicación marítima y así “estrangular” económicamente al Sur. Este aspecto merece un pequeño análisis; es llamativo que el propio Lincoln ordenara este bloqueo al inicio de la guerra , puesto que los EEUU, hasta ese momento, no se mostraban en exceso partidarios de este tipo de medidas (no hay que olvidar que la guerra que tuvieron con los ingleses en 1812 fue por este motivo, entre otros). Puede parecer obvio que se quieran cortar las redes económicas del Sur, más aún en situación que éste recibía armas, pertrechos, buques y recursos por vía marítima, pero la medida, al tomarse, parecía casi imposible de cumplir, pues al iniciarse la guerra la Unión contaba con cerca de 40 buques, los cuales eran claramente insuficientes para lograr este objetivo. Pese a que se aumentó la construcción de buques, el bloqueo no fue muy efectivo en su propósito de evitar la salida de barcos desde los puertos confederados, pero sí obtuvo éxitos (que fueron aumentando a medida que transcurría la guerra) al impedir que entraran al Sur barcos con recursos y pertrechos. Se ha indicado que el Norte no tenía, al inicio de la guerra, la cantidad de buques suficientes como para imponer férreamente el bloqueo; pues bien, el esfuerzo que significaba el mantenimiento de esta medida permitió que algunos enclaves costeros de la Unión quedasen vulnerables a algún ataque . Sin embargo, a nuestro juicio, esto no significó mayor problema, puesto que si bien el Norte podía sufrir algún daño si era atacado en la costa, los confederados no tenían con qué atacarlo, puesto que en su territorio no había astilleros y los buques que logró tener, comprados principalmente en Inglaterra, los utilizó en otros fines. De acuerdo con las fuentes consultadas, y siempre respecto del ámbito oceánico de la guerra naval en este conflicto armado , las operaciones navales de la Unión y su planificación, no fueron más allá de lo ya expuesto en los párrafos anteriores; sin embargo, por el lado de los confederados, sí hubo 4 líneas de actuación bien definidas , las cuales no sólo demuestran realismo ante la desventaja, sino que también una férrea voluntad sureña de continuar la guerra pese a no contar con los medios necesarios para obtener victorias decisivas que permitiesen controlar sus propias líneas de comunicaciones marítimas. Estas líneas de actuación fueron las siguientes: uno, construcción o compra de buques blindados (llamados genéricamente Ironclads ); dos, dotarse de un número importante de corsarios (de hecho, el gobierno con sede en Richmond entregó cerca de 29 patentes de corso, pero la actuación de éstos no fue la esperada ); tres, usar veleros mercantiles rápidos con el objetivo de burlar el bloqueo (lo que en los primeros años sí dio efecto); y cuatro, usar la imaginación para crear e implementar nuevas máquinas de guerra naval con lo cual suplir su desventaja. Es en este último punto, donde ocurren las principales innovaciones navales que trajo esta guerra, y son esos nuevos elementos los que a continuación se analizarán. 3.-LAS INNOVACIONES En la actualidad, cualquier marina de guerra que se precie de tal, debe tener medios bélicos que le permitan cumplir adecuadamente su misión; es así como pensamos en buques cruceros, destructores, fragatas (dotados de misiles, torpedos, cañones, etc.), submarinos, corbetas, aviación naval, etc. Pues bien, varios de aquellos armamentos que hoy forman parte esencial de las armadas mundiales, tuvieron su estreno bélico, o su primer desarrollo, durante la guerra de Secesión. Estos fueron los buques acorazados, los torpedos y los submarinos . Comencemos por los Ironclads; eran éstos unos buques a vapor, que estaban protegidos por armaduras consistentes en placas de hierro o acero adheridas a su casco , de allí que se les denomine como los antecedentes de los buques acorazados (en general, y como ya se indicó, recibían este nombre de Ironclads todos los buques de guerra que tuvieran coraza). El Sur logró confiscar algunos barcos a vapor y con ello logró fabricar su primer acorazado: el CSS Manassas, el cual era originalmente un remolcador reconvertido, al cual se le agregó un cañón y que, además, atacaba con un espolón en proa ; posteriormente, los confederados lograron mandar fabricar en Inglaterra más Ironclads (los cuales se completaban en puertos neutrales), entre los cuales es relevante señalar a dos: el CSS Alabama y el CSS Virginia. El primero, causó bastantes problemas a la Unión, anotándose cerca de 74 barcos hundidos , para terminar sus correrías en Brasil, de acuerdo con el historiador Keegan. Respecto del CSS Virginia, era éste un buque lento, dotado de 20 cañones de diverso calibre, y coraza prácticamente impenetrable; así fue como este buque confederado protagonizó, junto al USS Monitor, el combate naval más famoso de la guerra, Hampton Roads, en 1862, el cual pasaría a la Historia como el primer enfrentamiento entre buques blindados. Pero no hay que hacerse una gran idea sobre aquel combate: ambos buques navegaban en círculos en relación al otro, disparándose constantemente e intentando utilizar sus respectivos espolones; finalmente, no hubo un vencedor claro, pero el buque confederado terminó por abandonar el combate . Si ya el Virginia era un buque moderno, adecuado para vencer a buque sin coraza, el USS Monitor lo era más. Era este buque un coloso enteramente de metal, que desplazaba 987 toneladas y que tenía una tripulación de 49 hombres. Su armamento principal consistía en una torre giratoria en 360 grados (gran innovación para la época), y que llevaba 2 cañones de 279 mm. Su gran defecto era la gran dificultad que presentaba para ser dirigido y manejado. La innovación en el ámbito naval de ambos buques es evidente: ya quedaba claro que las naves de madera, sin blindaje, estaban quedando en extremo vulnerables a estos nuevos buques de metal, a los cuales, además, era muy difícil hacerles blanco, y más aún dañarlos. En Chile, tenemos el ejemplo que, en el combate más glorioso y trascendente de la historia naval de nuestro país, un acorazado enemigo, luego de arduo combate, logró hundir a una vieja corbeta de madera, en un combate homérico; pues bien, la gesta de Iquique fue sólo 17 años después de Hampton Roads. En relación a los torpedos, eran éstos, al inicio de la guerra, una especie de minas antibuque; los confederados los adaptan, partiendo de la base de un cilindro con cable lastrado, el cual podía detonar de dos formas: por contacto o por electricidad , y experimentan con los “torpedos de botalón”, los cuales eran minas amarradas a la proa de un buque, con un palo largo. Dadas las características de este tipo de torpedo (que tenía como principal sistema contrario al boot-jack, especie de lancha sujeta a proa, con arpeos destinados a atrapar el torpedo enemigo ), lo ideal para su uso eran embarcaciones que pudieran acercarse con sigilo al enemigo; y es aquí donde entran los submarinos. Si bien los norteamericanos ya experimentaban con buques submarinos desde su guerra de independencia, en el siglo XVIII, los confederados avanzaron en su desarrollo, creando los llamados Davids, los cuales no se sumergían por completo, sino que se situaban entre dos aguas, sin embargo, el submarino más destacado de esta guerra es el CSS Huntley, el cual, luego de diversas peripecias, logró hundir a un buque enemigo, pero no alcanzó a disfrutar su victoria, pues su hundió camino a su base . 4.-PALABRAS FINALES Como ya se ha expresado, y se ha intentado demostrar, los aspectos navales de la guerra de Secesión, y más específicamente de ellos, la aparición de los acorazados, el uso de torpedos y la utilización bélica de submarinos, fueron relevantes innovaciones que terminarían por cambiar la situación bélica naval de su época. En efecto, luego de la guerra, los europeos aceleraron la construcción de acorazados, y, en relación directa con ello, mejoraron la artillería naval. Esto último es obvio, pues si se tiene que enfrentar a buque con coraza, o completamente de metal, ya la artillería debe ser capaz de perforar ese blindaje; a este respecto, es notable ver cómo estas innovaciones se vieron aplicadas en la guerra del Pacífico (recuérdese el combate de Angamos). De esta forma, y para finalizar este escrito, cabe señalar que hemos intentado demostrar que la guerra naval en el conflicto norteamericano de la década de 1860, fue el punto de partida para importantes cambios en la forma y en los materiales de la guerra naval, permitiendo los orígenes del desarrollo que la Revolución Industrial plasmó en los buques de guerra. BIBLIOGRAFÍA 1.-Canales, Carlos; Del Rey, Miguel. A sangre y fuego, La guerra civil americana. Madrid. Editorial Edaf. 2012. 254 pp. 2.-Dickie, Iain; et. al. Técnicas bélicas de la guerra naval (1190-presente). Madrid. Editorial Libsa. 2010. 256 pp. 3.-Keegan, John. Secesión. La guerra civil americana. Madrid. Editorial Turner. 2011. 515 pp. 4.-Konstam, Angus. Union river Ironclad. Oxford. Osprey Publishing. 2002. 111 pp.


[Volver]   Fecha :  02/NOV/2016