Tema Autor Título Año Otro  
  • Frosty : Best Image Slider
  • Leaves : Best jQuery Slideshow
  • Rain drops : Best Wordpress Slideshow
  • Autumn leaves : Best Joomla Slideshow
  • Frosty : Best Image Slider
  • Frosty : Best Image Slider
  • Leaves : Best jQuery Slideshow
  • Rain drops : Best Wordpress Slideshow
  • Autumn leaves : Best Joomla Slideshow
  • Frosty : Best Image Slider
[INICIO] [QUIENES SOMOS] [CONTACTO] [NOTICIAS] [PUBLICACIONES] [CONSULTAS]


Usuario:
Password:

  Olvidó la contraseña


   
Documento sin título
Noticias
EN UN DÍA COMO HOY
Del año 1956 se crea la Especialidad de Maniobras, a la que como distintivo se le fijan dos anclas cruzadas. La Escuela de Maniobras lleva el nombre de Constantino Micalvi, en reconocimiento a su desempeño como Contramaestre de la Corbeta "Esmeralda" durante la Guerra del Pacífico. Los verdaderos hombres y hoy también mujeres de mar, son aquellos que se fraguan diariamente en la lucha contra los elementos de la naturaleza, la suave brisa del mar, el sol ardiente que curte el rostro, lluvias y temporales que forjan la vida del marino, y que permiten que a su contacto, una serie incalculable de cualidades se impregnen de manera indeleble en sus vidas. Dureza en el rostro, valentía en su accionar, espíritu de sacrificio, ojo e intuición marinera, decisiones instantáneas y oportunas, son algunas de las cualidades que encontramos en aquellas personas que eligieron por especialidad las dos anclas cruzadas. "Especialista Maniobra, viento a un largo y mejor mar, en tu periplo profesional". Listos a cazar las velas están siempre los marinos de la especialidad de Maniobras, labor que requiere de mucha disciplina, destreza, temple, buena condición física y entrenamiento. Además, dominan los peligros de supervivencia; realizan nudos, fondeos con el ancla, aprovisionamiento en alta mar, faenas de carga, operan y mantienen sistemas, equipos y elementos de maniobras, y ejercen de timonel en la rueda de gobierno que maneja un buque. “La especialidad de maniobras es la esencia del marino, navegar enfrentándose al viento y las olas”, expresa el sargento primero de la Armada, Augusto Vejar Mella, quien afirma que su vocación la lleva en el corazón y que si volviera a nacer, la elegiría otra vez. En la Armada de Chile lo más anhelado de esta veta es ser un maniobra en la Esmeralda. “He tenido el honor de ser una de las personas que más ha navegado en la Esmeralda. Tengo ocho viajes en el buque escuela y conozco gran parte del mundo; estuve en Asia Pacífico, Europa, América, etcétera. Cuando la Esmeralda llega a puerto, siempre tenemos un tiempo para recorrer los lugares más atractivos. Así he conocido la Muralla China y las pirámides de Egipto, por ejemplo”, dice el suboficial de la Armada, junto con acotar que en cada viaje van entre 25 y 27 especialistas en maniobras. Vejar agrega que “lo más atractivo de ser un maniobra es que no es una especialidad rutinaria. Un día puedo andar timoneando un remolcador, al día siguiente puedo navegar a vela, en un bote de goma, en un buque de combate o en la Esmeralda”. La carrera. “Para llegar a ser un maniobra, la persona debe estudiar un año común en la Escuela de Grumetes, ubicada en la Isla Quiriquina (VIII Región), y posteriormente elige una especialidad para desarrollarse en su carrera. En el caso de elegir maniobras, estudia otro año en la Escuela de Maniobras “Constantino Micalvi”, que se encuentra en las dependencias de la Escuela de Grumetes. Posterior a esto, egresa al servicio a cumplir labores a bordo de unidades a flote de la Armada”, explica el teniente segundo Alexsander Hurtado, oficial de Relaciones Públicas de la Escuela de Grumetes. Un maniobra puede llegar a ser contramaestre, que es un marino que asesora al comandante del buque en lo que es su especialidad. Y en el escalafón de los grados puede alcanzar el grado de suboficial mayor dentro de la Armada de Chile. “El ser marino no es un trabajo común y corriente, es una forma de vida. Los valores y la instrucción que a uno le entregan en la Escuela de Grumetes son para toda la vida: patriotismo, camaradería, compañerismo, el trabajar en equipo y hacia el bien común de todos los chilenos”, manifiesta el sargento primero Vejar. A la vez reconoce beneficios más concretos, tales como: “acceder a una educación completamente gratuita y de excelencia, no solo en lo académico sino que también en lo físico, moral y espiritual, Egresar después de un año de estudio para cursar una especialidad y luego acceder a un trabajo fijo y bien remunerado; tener un buen acceso a la salud para uno y su familia; optar a casas fiscales de la Armada por un costo bastante mínimo a lo que es un arriendo normal, entre otros”. Por último, en el mes del mar y justo cuando comenzaron las postulaciones a la Escuela de Grumetes de la Armada, el sargento Vejar aprovecha de recomendar esta carrera “a las personas que les guste la aventura y recorrer el mundo, pero, por sobre todo, servir al país. A mí siempre me llamó la atención el conocer otros lugares cruzando el mar, y la Armada me ha dado esa posibilidad”. Del Diario LUN del 19-10-2016.


[Volver]   Fecha :  19/OCT/2016