Tema Autor Título Año Otro  
  • Frosty : Best Image Slider
  • Leaves : Best jQuery Slideshow
  • Rain drops : Best Wordpress Slideshow
  • Autumn leaves : Best Joomla Slideshow
  • Frosty : Best Image Slider
  • Frosty : Best Image Slider
  • Leaves : Best jQuery Slideshow
  • Rain drops : Best Wordpress Slideshow
  • Autumn leaves : Best Joomla Slideshow
  • Frosty : Best Image Slider
[INICIO] [QUIENES SOMOS] [CONTACTO] [NOTICIAS] [PUBLICACIONES] [CONSULTAS]


Usuario:
Password:

  Olvidó la contraseña


   
Documento sin título
Noticias
EN UN DÍA COMO HOY
Del año 1941 la Embajada de Alemania en Chile ofrece en donación la fragata "Priwall", la que es bautizada como "Lautaro", y se le envía al puerto de San Francisco en Estados Unidos para acondicionarla como Buque-Escuela. El 24 de mayo de 1941, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile enviaba al embajador de Alemania la siguiente misiva: “Tengo la honra de acusar recibo de la nota de Vuestra Excelencia de fecha 23 del presente mes, por la cual ha tenido a bien poner en conocimiento de este ministerio que el gobierno del Reich alemán acordó ofrecer en donación al nuestro el velero "PRIWALL", que se encuentra desde comienzos de la guerra en el puerto de Valparaíso. Ruego a Vuestra Excelencia expresar al gobierno del Reich los sinceros agradecimientos del gobierno de Chile por esta donación, que acepta con viva simpatía”. La "PRIWALL" había sido construida en los astilleros Blohm und Voss de Hamburgo y fue terminada en 1920. Era un barco de grandes dimensiones, de 6.668 toneladas. La Armada chilena había dejado fuera de servicio en 1936 su buque-escuela, la corbeta "GENERAL BAQUEDANO". El gobierno transfirió entonces la "PRIWALL" a la Armada y en ella recibió el nombre de "LAUTARO", destinándola a la instrucción práctica de guardiamarinas y grumetes, pero a la vez al transporte de salitre al extranjero para compensar la carencia de barcos de carga. Se la envió a San Francisco para la readaptación necesaria como buque-escuela e hizo cuatro viajes a México y Estados Unidos. La nave fue obsequiada a Chile después de haber estado anclada en Valparaíso durante dos años. En el Archivo Militar Alemán se ha conservado el acta correspondiente, con los datos de la "PRIWALL" y el procedimiento de su entrega: “De acuerdo a la disposición A VI 6525/41, entregada como obsequio al Gobierno de Chile. La compañía dueña del buque debe considerarla como pérdida total (Totalverlust). La recepción del barco no fue, sin embargo, un acontecimiento que permaneciera en el contexto de los neutrales intercambios diplomáticos. Desde luego, la estancia de la "PRIWALL" en el puerto de Valparaíso, no sólo le significaba costos al gobierno alemán, sino que esta estancia no tenía - en 1941 – perspectivas de terminar pronto. En otros numerosos casos, siendo las empresas navieras del Reich conscientes de que sus barcos anclados en Sudamérica desde el inicio de la guerra en 1939, no podían siquiera intentar el retorno a Alemania, éstos eran dinamitados y hundidos por iniciativa propia. En el caso de la "PRIWALL" se unían esa perspectiva a otros factores, siendo importante la iniciativa de Uruguay para “organizar entre los países de nuestro continente una especie de “frente común” para la requisación de los barcos mercantes inmovilizados, por causa de la guerra, en puertos americanos” y que Chile estudiaba benévolamente, pese a reservas de principio, dada su neutralidad y la tendencia a coordinar su acción con los Estados Unidos. Pero también contaba la posibilidad de que, ante esta situación incierta, y en la perspectiva general de consolidar las posiciones de la Wehrmacht en las fuerzas armadas chilenas, era preferible dar un salto hacia delante y hacer un obsequio espectacular. Más allá de estas y otras posibilidades objetivas, el obsequio alemán sirvió para intentar activar la presencia política nazi en la opinión pública chilena. Un semanario, La Semana Internacional, de abierta inclinación militarista y fascista, y con un significativo círculo de lectores, aprovechó la donación para escribir un artículo sorprendente: “El PRIWALL es ahora chileno”. Decía: “El 6 de junio la cubierta de uno de los más grandes veleros del mundo fue escenario de una ceremonia trascendental. El barco escuela alemán de cien velas aguerridas ha pasado a ser chileno. El gobierno del Tercer Reich ha dispuesto su donación a Chile, a título gratuito, como prueba efectiva de amistad entre ambos pueblos... Diseñado para pasear su gallarda silueta a través de los mares por todos los confines del mundo, la esvástica del nuevo orden ha cedido su lugar en lo más alto del palo mayor a la bandera de la estrella solitaria, gloriosa en los campos de batalla… El gesto de Alemania tendrá que comprometer la gratitud de todo chileno bien nacido. LAUTARO: que llene ampliamente el cometido que la generosidad del donante ha dejado traslucir y sirva cual nueva cuna a las pléyades de hombres nuevos que surcarán los mares para honra y honor de Chile”. Con estos comentarios de la época a que alude el profesor Juan de Luigi, la entrega del "PRIWALL" fue hecha “con la condición de que no fuera utilizada contra Alemania”. El 28 de febrero de 1945, la fragata "LAUTARO" realizaba su quinto crucero cuando, frente a las costas peruanas, estalló un incendio en sus bodegas llenas de salitre que produjo su destrucción total, el hundimiento del buque y numerosos muertos. La tragedia se transformó en un acontecimiento paradigmático, y a él se dedicaron no sólo solemnes homenajes en la época, con asistencia del Presidente de la República y todas las personalidades de la clase política, sino también numerosos textos recordatorios. La palabra oficial quedó, sin embargo, reservada a la Armada de Chile. Pero en su artículo “Fragata LAUTARO”, Rodrigo Fuenzalida Bade no sólo entrega una muy detallada descripción del accidente, sino que incluye un detalle muy sugerente y que al Abwehr alemán de aquellos años debió causar una gran indignación. Después de ser readaptada en San Francisco, en los astilleros de la General Engineering and Dry Dock Company, y como reacción al ataque contra Pearl Harbour y a la incorporación de los Estados Unidos a la guerra, “la dotación entera se presentó voluntaria para donar sangre a los bancos correspondientes, enviándose el personal por grupos. Este gesto fue muy bien recibido por las autoridades y público norteamericano en general, impuesto por los periódicos, especialmente tratándose de un buque neutral”. En su número de marzo y abril de 1945, la Revista de Marina dedicaba el número 525 a un homenaje a Franklin D. Roosevelt, recientemente fallecido. Presentaba “las condolencias de la Marina de Guerra de Chile al Contraalmirante Irving H. Mayfield, Jefe de la Misión Naval Norteamericana en Chile, a sus oficiales y tripulaciones, a todo el generoso pueblo norteamericano por la muerte del adalid máximo de la democracia, el defensor de la libertad del mundo, el luchador infatigable contra la tiranía sistematizada”. Síntesis de un artículo periodístico del Sr. Víctor FARÍAS, Marzo de 2004, publicado en el sitio de los Caphorniers. En las fotografías: la ex "Priwal", después fragata "Lautaro".


[Volver]   Fecha :  23/MAY/2016